Entrevistas a prostitutas mujeres gurras

entrevistas a prostitutas mujeres gurras

No lo vendo, es una herramienta. Han decidido que es una opción mejor que otras. Eso ya te genera relación. También por haberme acercado a asociaciones. Estar activa en redes sociales diciendo que soy puta también ayuda, aunque lo de estar en redes no es algo que necesite personalmente. En el sentido de que antes era un trabajo oculto, considerado denigrante, y a raíz de figuras como Sasha Grey, Stoya , o aquí en España, Amarna Miller , se ve que son personas independientes, con inquietudes, que no se esconden.

He analizado mucho por qué el porno antes era algo horrible y ahora no lo es tanto. Es por figuras como ellas, por el trabajo que han hecho de visibilizar y profundizar en su persona: Soy todas estas cosas y elijo hacer porno porque me da la gana".

Creo que con la prostitución también puede pasar, porque las putas jóvenes empiezan a no querer tener una doble vida, quieren hablar en primera persona, no que hablen otros por ellas.

También no tener prejuicios con el sexo, conocerte a ti misma y ser honesta contigo misma. Y sobre todo, tener una estrategia, tomar decisiones proactivas e inteligentes. Hay que tener un poco de mentalidad emprendedora. En tu blog contaste que el primer cliente fue muy bien. Fue difícil antes de empezar, estaba en plan "puede pasar esto, puede pasar esto otro Puse el anuncio y me empezó a llamar muchísima gente.

Sentía bastante inseguridad y pasaron días antes de empezar realmente a trabajar. Lo difícil fue superar mis miedos. Un eufemismo que se suele utilizar al hablar de prostitución es "vender su cuerpo". Porque todo el mundo trabaja con su cuerpo. Ahí nadie hace ese tipo de discurso. Mi cuerpo no son los genitales, mi cuerpo es toda yo, y uso mi cuerpo y mi cabeza en el trabajo como cualquier otra persona.

Un servicio íntimo con conexión sexual y humana. Dos personas iguales que quieren compartir un momento agradable sin presiones y sin culpa. Se produce un contexto de cercanía, teniendo claro que soy una persona, no una cosa para que te la folles.

El problema es que la gente que empieza a prostituirse lo hace de forma precipitada por estar en una situación de necesidad. Haces muchas referencias a que proporcionas "un espacio seguro". Esto no es "el cliente siempre tiene la razón".

No, hago muchos filtros porque soy consciente de que no todas las personas que acuden a la prostitución tienen esta idea de las relaciones. Hablemos del filtro de clientes. He notado que antes tenías en la web el teléfono y ahora lo has quitado. Que llevo dos años trabajando y me he dado cuenta de que me llama mucho idiota.

Tengo poca paciencia con cierto tipo de gente. Cuando pones tu teléfono en internet te llama mucha gente que solo ve tus fotos, el teléfono y te dicen: Ahora pido que me contacten por escrito y eso es muy diferente: Sí, el primer contacto es por correo pero luego te pediré hablar antes de la cita. Quiero escuchar tu voz y asegurarme de que lo tenemos todo claro. Y cuando me he equivocado, ya tenía dudas de antes.

Doy pie a que compartan lo que para ellos sea importante. Si alguien quiere algo especial me lo dice y veré si me apetece o no. Para mí es importante fijar el día y la hora, que tengan claro que va a ser todo con preservativo y que tengan claras las tarifas.

Los precios suben si se incluye en la cita salir a comer o acompañamiento a cualquier evento. Una noche entera son 1. Lo he pensado, pero ahora mismo no me interesa mucho.

A mí me gusta tener mi espacio y mi tiempo, no quiero hacer servicios que me condicionen tanto. Pero sí que es importante para mí tener al menos un día libre, que suelen ser los lunes. Y no trabajo los días de regla. Cambia, depende mucho de mi predisposición. Me parece irrelevante hablar de cifras, e incluso invasivo.

Por edad suelen ser de veintimuchos para arriba. Porque después de dos años me he dado cuenta de que es necesario educar a los clientes. Desde el anonimato es normal que digan barbaridades. Es normal que haya gente que piense "ninguna mujer quiere eso". El problema es que mis clientes no son así, pero no escriben en foros.

O escriben en foros de esa manera porque eso es lo que creen que tienen que hacer. Hace falta una regulación específica que se adapte a las demandas de cada tipo de prostitución. Sí, de hecho me escriben muchas personas diciendo: De entrada digo que se hagan muchas preguntas: A partir de ahí, haz una estrategia para conseguirlo.

Por muchos filtros que hagas, es un trabajo que sigue siendo una situación de riesgo. Todas las putas tenemos códigos de seguridad.

Nunca me ha pasado nada. Sí, quiero una regulación que acepte que nosotras existimos y que acepte las demandas de cada uno de los tipos de prostitución. Hace falta una regulación que reconozca las particularidades de la profesión, y eso ahora no existe.

Hay estudios que dicen que si en un país se regulariza la prostitución, eso atrae a las mafias de la trata. Sí, he leído sobre eso. Pero vamos a ser lógicos: Si monto una tienda de ropa, eso tiene que estar regulado, no puedo tener a gente contra su voluntad. Siento que es un trabajo al que puedo dedicarme siempre que quiera. No me lo planteo en ese sentido, cuando no quiera hacerlo no lo haré.

Estoy trabajando también en otros proyectos: Quiero hacer contenido propio y rentabilizarlo por mi cuenta. También quiero seguir escribiendo en medios de comunicación, creo que eso puede ser una herramienta muy poderosa para concienciar.

En Titania Compañía Editorial, S. Agradecemos de antemano a todos nuestros lectores su esfuerzo y su aportación. Alma, Corazón, Vida Viajes. Enrique Villarino Contacta al autor. Tiempo de lectura 23 min. Natalia ejerce como modelo para la eroteca 'online' 'Oh Lilith! Foto cedida por Natalia Ferrari. Radiografía del putero español: En ese momento tenía 19 y para mí fueron muy importantes esos años en mi vida. El feminismo empieza calando primero en mi relación conmigo misma y luego con mis ex parejas.

Me empiezo a dar cuenta del origen de las inseguridades que tengo con mi cuerpo y empiezo a detectar que las relaciones que había tenido eran tóxicas. En mi trabajo el feminismo es una herramienta fundamental para poder trabajar en condiciones éticas. Como he dicho antes, no es aceptable que un hombre se crea con derecho a abusar de ti porque te esté pagando.

Leyendo a compañeras feministas y trabajadoras sexuales es cuando empiezo a declararme como sujeto de derecho con capacidad de decidir libremente sobre mi cuerpo y mi sexualidad y no dejar que me cosifiquen o me quieran tratar como un trozo de carne en venta.

He visto una sororidad increíble entre mis compañeras y muchísima fuerza como mujeres siendo una minoría discriminada. El trabajo sexual necesita al feminismo, y el feminismo necesita a las trabajadoras sexuales.

Hemos leído que eres muy selectiva en cuanto a clientes se refiere. Que pones normas para el disfrute mutuo y descartas si esa persona no te transmite confianza. La prostitución sin relaciones pactadas no es prostitución. Todas elegimos a nuestros clientes y todas tenemos normas. Cuando alguien es forzada a aceptar clientes que no quiere estamos hablando de explotación laboral, trata o violaciones, y eso es delito.

Cuando una mujer acepta clientes que no quiere porque la alternativa es no pagar el alquiler, estamos hablando de casos de vulnerabilidad extrema en un sistema que no aporta soluciones a la pobreza, y esto recordemos que también pasa en otros trabajos como el sector doméstico, la agricultura o la construcción.

Las putas empoderadas no somos una excepción. Es bien sabido que dentro del movimiento feminista hay un debate interno acerca de la prostitución.

Por ejemplo, Beatriz Gimeno dice: Se puede decir exactamente lo mismo del matrimonio heterosexual. Pero de la misma manera que la historia demuestra que el matrimonio ha evolucionado y ya no es exclusivamente una unión en donde el hombre adquiere dominio absoluto sobre su esposa, con la prostitución pasa lo mismo. Pueden existir relaciones éticas entre putas y clientes.

El problema no es la prostitución, igual que no lo es el matrimonio, el problema es el machismo y se puede trabajar contra ello sin necesidad de silenciar las voces de todas las prostitutas que pedimos derechos.

Dicho en otras palabras. No creo que el sexo tenga que ser un derecho que estemos obligados a dar para asegurarnos que todos puedan conseguirlo, esto es contrario a las libertades personales. Las prostitutas decidimos poner otro tipo de condiciones, igual de legítimas. En relación a la pregunta anterior. Todos los trabajos nacen desde una relación de poder desigual en el momento en el que alguien necesita dinero. Creo que la prostitución puede existir con condiciones éticas, tanto como en el resto de trabajos.

El problema es que la situación actual nos hace terriblemente vulnerables a todo tipo de violencia y explotación que en muchos casos ni siquiera tienes capacidad de denunciar. Me parece fundamental entender que en el feminismo formamos parte las trabajadoras sexuales, las agresiones a las putas, son agresiones a todas las mujeres. Muchas veces leo, por parte de feministas, relatos brutales de hombres abusando de prostitutas y me quedo horrorizada con la normalización que se hace de esas agresiones.

Nuestro trabajo no es ser sumisas frente a hombres misóginos. No tengo ninguna duda de ello. En un mundo en donde el cuerpo es el objeto de consumo. Una de mis inseguridades al comenzar a trabajar era no sentirme lo suficientemente atractiva para poder ser puta. Hasta cierto punto me he dado cuenta que eso no es así aunque sí creo que es un trabajo que exige un grado de feminización.

Puede que yo no me maquille, ni use tacones, y me de igual cuanto peso, pero aun así tengo que depilarme y controlar mi vestuario.

Sé que si no lo hiciera tendría menos clientes. De alguna forma todos estamos condicionados como clase obrera a retribuciones injustas, jornadas laborales desmedidas y un compendio de problemas que nacen de un sistema productivo injusto. Soy prostituta porque es el trabajo que mejor se ajusta a mi identidad y mis intereses. Creo que la pregunta intenta empujarme a que acepte una condición de víctima, y esa es una postura equivocada y fuera de lugar. He evolucionado profesionalmente para conseguir y mantener unas condiciones que considero justas y hacer lo que me da la gana en mi trabajo.

entrevistas a prostitutas mujeres gurras

: Entrevistas a prostitutas mujeres gurras

Entrevistas a prostitutas mujeres gurras Lo difícil fue superar mis miedos. Cuando empecé a considerar la prostitución como una posibilidad, descubrí que una amiga mía se estaba prostituyendo desde hacía un año. En general no se considera un trabajo digno, no es un trabajo que la gente quiera para sus hijas. Murphy, por su parte, añade otra justificación para castigar la violación de una prostituta: Te animamos a bucear en el archivo de Revista de Libros. He notado que antes tenías en la web el teléfono y ahora lo has quitado.
Actrices españolas prostitutas camara oculta prostitutas Prostitutas poligono prostitutas baratas valencia
Apartamentos prostitutas madrid paginas web prostitutas Prostitutas cerca de mi prostitutas en ourense
Prostitutas en osuna prostitutas transex Enrique Villarino Contacta al autor. Nos enfrentamos, nos dice en la conclusión del libro, ante el pseudofeminismo de la libre elección, que genera un discurso acrítico, neoliberal, individualista y complaciente con el statu quo. Para mí es importante fijar el día y la hora, que tengan claro que va a ser todo con preservativo y que tengan claras las tarifas. He visto una sororidad increíble entre mis compañeras y muchísima fuerza como mujeres siendo una minoría discriminada. Agradecemos de antemano a todos nuestros lectores su esfuerzo y su aportación.
Entrevistas a prostitutas mujeres gurras Prostitutas en calatayud prostitutas españolas desnudas

Las siguientes consideraciones de Alejandro Groizard y Gómez de la Serna a este respecto son suficientemente expresivas de la mentalidad patriarcal imperante: Nada de esto nos parece hoy concebible. Si tomamos como referencia el vigente Código Penal en España, la falta de consentimiento implica alguna de las formas de ataque contra la autodeterminación sexual englobadas en los artículos a violación, agresión o abuso.

El bien jurídico protegido por esos delitos, como gustan de decir los penalistas, es el de la autonomía o libertad sexual José Jiménez Villarejo, op. La muy desafortunada redacción del segundo inciso del artículo Así lo entendió la Sentencia de la Audiencia Provincial de Barcelona de 27 de mayo de en el conocido como caso Saratoga posteriormente casada por el Tribunal Supremo en sentencia de 23 de septiembre de Pensemos en las heridas que nos inflige un cirujano: Acabo de señalar que el consentimiento que hace lícita la agresión física a que nos somete un médico debe ser informado, esto es, no basta con arrancar el mero asentimiento del paciente, sino que éste ha de haber podido barajar las opciones disponibles y valorar los riesgos.

Esta concepción del consentimiento, empero, arrostra consecuencias muy contraintuitivas. Así ocurre si lo que se te pide es ser fiel y también si lo que se te solicita es tener relaciones sexuales. Así como uno tiene derecho a pedir, el otro tiene el derecho de no hacer nada de lo pedido. Pero no, no nos confundamos ni equivoquemos la tesis de Dougherty: Las alternativas, por tanto, parecen claras: Abandonamos, así, la idea de que lo que traduce esa punición es el derecho de todo individuo a señorear el modo en el que llega a darse la relación sexual.

Puede también, por supuesto, haber otras razones para no extender la criminalización, razones que pueden tener que ver con las dificultades probatorias y con el engorroso proceso de judicialización que podría enturbiar la relación afectivo-sexual entre los individuos engañados o defraudados.

Pero estas serían razones instrumentales, no basadas en principios. Para Jed Rubenfeld, con la violación pasa como con la tortura: Quien fue engañosamente llevado a mantener relaciones sexuales, no ha sido violado ni agredido ni abusado sexualmente lo cual, obviamente, no hace del engaño algo inmune a la censura moral. Es momento de recapitular. Las actrices y actores porno así lo hacen, como las prostitutas no forzadas; también quienes deciden participar en los montajes operísticos de Calixto Bieito o de La Fura dels Baus.

Se ha dicho, por ejemplo, que para la mujer prostituta no estamos en presencia de sexo, pues es sólo él, y no ella, quien obtiene placer o desea tal intercambio Beatriz Gimeno, op. Por supuesto, la prostituta desea, en el sentido relevante, tener la relación sexual condicionada a que se reciproque por parte del cliente con el precio acordado , aunque no obtenga placer.

La cuestión, por otro lado, no puede zanjarse definicionalmente. Y lo extraño es que, para la propia Beatriz Gimeno, la actividad prostitucional no es equivalente a otros usos del cuerpo, como, por ejemplo, dar un masaje Beatriz Gimeno, op. No es sexo, o no deja de serlo, nos recuerda Gimeno, lo que de manera voluntarista queramos que sea, sino lo que resulta socialmente construido como tal Ibídem, pp.

En el fondo, como ha señalado Nussbaum, la diferencia entre la masajista y la prostituta es puramente de respetabilidad social: Volvemos a las andadas. Véanse al respecto las no muy prometedoras experiencias en Holanda y Alemania, de acuerdo con el relato hecho en el informe citado del Parlamento Europeo. Pero hay una lectura diferente: Anida, por tanto, una vocación distinta en el reglamentismo a la atribuida por De Miguel: Extraigamos, pues, de ese postulado las debidas consecuencias en lo que hace a la prostitución Es la lectura feminista que hace Martha Nussbaum, op.

La tarea sigue siendo enorme, pero no acometerla no ayuda en nada a las mujeres que ejercen la prostitución Una versión distinta de este trabajo apareció publicada en la revista Jueces para la Democracia. Es autor de Justicia para los animales. El desafío de los derechos humanos Madrid, Alianza, , Bioética.

Principios, desafíos, debates con Marina Gascón; Madrid, Alianza, y El derecho a la asistencia sanitaria. Por lo tanto no podemos dejarla en la ilegalidad porque eso es dejarla en manos de las mafias.

Las chicas estaban bien pagadas, se podían quedar con la practica totalidad de sus ingresos, el condón era obligatorio y recibían atención medica. Por desgracia, cuando la noticia llegó a ciertos círculos bien pensantes, se cerraron estos burdeles y las chicas cayeron de nuevo en manos de los chulos y los proxenetas, mientras que los hospitales militares se saturaban de enfermos de sífilis y gonorrea. El ejercito francés era menos mojigato y mantuvo burdeles militares en todo momento. El escritor Jean Lartegay cuenta en sus memorias que en Marsella, años , el elemento criminal recurrió al terrorismo para intentar mantener el control del negocio sexual, pero la tropa francesa recurrió a los blindados con ametralladoras para zanjar el asunto.

Los chulos y macarras supervivientes fueron obligados a desfilar por las calles con carteles colgados del cuello que proclamaban "soy un cobarde". En EEUU, durante la Guerra de Secesión, llamaron a un general para que erradicase el contagio venéreo de la tropa nordista, y el pobre hombre no encontró otra solución que legalizar los burdeles, bajo estricto control oficial con revisión médica obligatoria.

Evita las descalificaciones personales, los insultos y los comentarios que no tengan que ver con el tema que se trata. Te animamos a bucear en el archivo de Revista de Libros. El mito de la libre elección. Filosofar en tiempos de victimismo identitario: Los dilemas de un ecologista excesivo. Kelsen y la realidad del Estado. Ver todos los artículos de Pablo de Lora. La polifacética e imprevisible Leonora Carrington. El populismo en Europa y en América.

In taberna quando sumus. El microscopista y el pintor. En ese momento tenía 19 y para mí fueron muy importantes esos años en mi vida. El feminismo empieza calando primero en mi relación conmigo misma y luego con mis ex parejas. Me empiezo a dar cuenta del origen de las inseguridades que tengo con mi cuerpo y empiezo a detectar que las relaciones que había tenido eran tóxicas.

En mi trabajo el feminismo es una herramienta fundamental para poder trabajar en condiciones éticas. Como he dicho antes, no es aceptable que un hombre se crea con derecho a abusar de ti porque te esté pagando. Leyendo a compañeras feministas y trabajadoras sexuales es cuando empiezo a declararme como sujeto de derecho con capacidad de decidir libremente sobre mi cuerpo y mi sexualidad y no dejar que me cosifiquen o me quieran tratar como un trozo de carne en venta.

He visto una sororidad increíble entre mis compañeras y muchísima fuerza como mujeres siendo una minoría discriminada. El trabajo sexual necesita al feminismo, y el feminismo necesita a las trabajadoras sexuales. Hemos leído que eres muy selectiva en cuanto a clientes se refiere. Que pones normas para el disfrute mutuo y descartas si esa persona no te transmite confianza. La prostitución sin relaciones pactadas no es prostitución.

Todas elegimos a nuestros clientes y todas tenemos normas. Cuando alguien es forzada a aceptar clientes que no quiere estamos hablando de explotación laboral, trata o violaciones, y eso es delito. Cuando una mujer acepta clientes que no quiere porque la alternativa es no pagar el alquiler, estamos hablando de casos de vulnerabilidad extrema en un sistema que no aporta soluciones a la pobreza, y esto recordemos que también pasa en otros trabajos como el sector doméstico, la agricultura o la construcción.

Las putas empoderadas no somos una excepción. Es bien sabido que dentro del movimiento feminista hay un debate interno acerca de la prostitución. Por ejemplo, Beatriz Gimeno dice: Se puede decir exactamente lo mismo del matrimonio heterosexual.

Pero de la misma manera que la historia demuestra que el matrimonio ha evolucionado y ya no es exclusivamente una unión en donde el hombre adquiere dominio absoluto sobre su esposa, con la prostitución pasa lo mismo.

Pueden existir relaciones éticas entre putas y clientes. El problema no es la prostitución, igual que no lo es el matrimonio, el problema es el machismo y se puede trabajar contra ello sin necesidad de silenciar las voces de todas las prostitutas que pedimos derechos. Dicho en otras palabras. No creo que el sexo tenga que ser un derecho que estemos obligados a dar para asegurarnos que todos puedan conseguirlo, esto es contrario a las libertades personales.

Las prostitutas decidimos poner otro tipo de condiciones, igual de legítimas. En relación a la pregunta anterior. Todos los trabajos nacen desde una relación de poder desigual en el momento en el que alguien necesita dinero.

Creo que la prostitución puede existir con condiciones éticas, tanto como en el resto de trabajos. El problema es que la situación actual nos hace terriblemente vulnerables a todo tipo de violencia y explotación que en muchos casos ni siquiera tienes capacidad de denunciar. Me parece fundamental entender que en el feminismo formamos parte las trabajadoras sexuales, las agresiones a las putas, son agresiones a todas las mujeres.

Muchas veces leo, por parte de feministas, relatos brutales de hombres abusando de prostitutas y me quedo horrorizada con la normalización que se hace de esas agresiones. Nuestro trabajo no es ser sumisas frente a hombres misóginos.

No tengo ninguna duda de ello. En un mundo en donde el cuerpo es el objeto de consumo. Una de mis inseguridades al comenzar a trabajar era no sentirme lo suficientemente atractiva para poder ser puta. Hasta cierto punto me he dado cuenta que eso no es así aunque sí creo que es un trabajo que exige un grado de feminización.

Puede que yo no me maquille, ni use tacones, y me de igual cuanto peso, pero aun así tengo que depilarme y controlar mi vestuario. Sé que si no lo hiciera tendría menos clientes. De alguna forma todos estamos condicionados como clase obrera a retribuciones injustas, jornadas laborales desmedidas y un compendio de problemas que nacen de un sistema productivo injusto. Soy prostituta porque es el trabajo que mejor se ajusta a mi identidad y mis intereses.

Creo que la pregunta intenta empujarme a que acepte una condición de víctima, y esa es una postura equivocada y fuera de lugar. He evolucionado profesionalmente para conseguir y mantener unas condiciones que considero justas y hacer lo que me da la gana en mi trabajo.

Para Jed Rubenfeld, con la violación pasa como con la tortura: He notado que antes tenías en la web el teléfono y ahora lo has quitado. No me lo planteo en ese sentido, cuando no quiera hacerlo no lo haré. Lo malo de esos foros es que se genera la sensación de que si no muestras una actitud sumisa y complaciente, vas a tener menos clientes. Luego, trabajas poco y cobras mucho. Para el día de hoy traigo una entrevista a Natalia Ferrari.

Entrevistas a prostitutas mujeres gurras -

No reconozco que forme parte de mi realidad y no me da la gana de que otro me la añada. La prostitución sin relaciones pactadas no es prostitución. Este tipo de discriminación social lo sufrimos todas las trabajadoras sexuales. Por lo tanto no podemos dejarla en la ilegalidad porque eso es dejarla en manos de las mafias.